[us_page_title description=”1″ align=”center”]

Ya estamos “informatizados”, ¿verdad?

Probablemente ya eres consciente de la importancia de la tecnología en todos los aspectos de la empresa … o no, ¿verdad? pero, ¿te has puesto realmente a modernizar la forma en que trabajas? ¿has pensado cómo podrías mejorar tu rendimiento con la aplicación de la tecnología en áreas o en tareas donde ahora tiene poca presencia? ¿como podrías agilizar la comunicación y las gestiones con tus clientes y tus proveedores?

No no es una cuestión sólo de tener ordenadores y programas modernos sino de emplear la tecnología allí donde puede ayudar a ser más eficientes, más visibles y más productivos. Esto a menudo requiere un cambio de mentalidad de todos, de cómo hacemos las cosas, de quién hace qué, de ver qué hay informatizar y qué no, de cómo explotamos la información que almacenamos, y sobre todo, de cómo nos relacionamos con los clientes, los proveedores y, en general, el mundo exterior.

Transición digital… ¿qué significa exactamente?

Es una transición en todos los aspectos del negocio, una operación radical al mundo de la empresa aprovechando las posibilidades de internet. Todo comienza con la visión global de los clientes de una empresa y cómo nos relacionamos, especialmente con los nuevos consumidores nómadas a los que podemos llegar con las tecnologías móviles. La transición digital ayuda a las empresas a conocer y anticiparse a sus necesidades y ofrecer la oferta correcta en el momento adecuado. En resumen, creamos valor para los clientes y para la empresa integrando los conceptos de movilidad y ubicuidad: contactar con todo el mundo y ser accesible desde todas partes en cualquier momento.

Esta transición digital es posible gracias a la democratización de la tecnología de la nube (cloud), que son herramientas que nos permiten tener la información accesible en todo momento y desde cualquier lugar -sujeto, claro, a la disponibilidad de una conexión a Internet- aunque preservando su seguridad y su integridad … y nuestra confidencialidad y la de nuestros clientes. ¿Te imaginas las posibilidades?

La clave: ¡la gente!

Pero la nube es sólo el primer paso hacia la transformación digital. La gente es el corazón de esta transición. La transición digital no excluye el aspecto humano, al contrario, esta se basa en la co-creación para apoyar su implementación. Esto es lo que permite que las redes de empresas sociales funcionen tan bien.

La información fluye en todas direcciones, no sólo enviamos información a los clientes y los proveedores sino que también recibimos de ellos, tanto directa (qué quieren, cuándo y cómo) como indirecta (cuáles son sus hábitos, cómo y cuándo es mejor contactar con ellos, qué les gusta escuchar de empresas como la nuestra, cómo podemos prever mejor sus necesidades, y muy importante, cómo establecemos una comunicación franca, rápida y útil con ellos).

¿Cómo lo abordamos?

En Stratega Consultants no vendemos “programas” ni “soluciones informáticas”, de hecho, nos oirás utilizar pocos acrónimos y jerga informática, sólo la imprescindible para explicar conceptos.

Entendemos la transición digital como un ejercicio estratégico dentro de la empresa, un ejercicio para cambiar la mentalidad de cómo trabajamos transformando la forma en que nos relacionamos con nuestros clientes y proveedores. Te ayudamos a entrelazar todas las piezas de este puzzle.

Y todo esto, por supuesto, tiene también una traslación tecnológica, y por tanto, trabajamos con colaboradores expertos en soluciones informáticas que nos ayudan a poner en marcha esta transformación.

Replanteándote tu modelo de negocio

Servicios

Creando un business plan para el dept. de RRHH

Servicios
Poniendo en marcha una nueva idea
Menú